El delfín en peligro de extinción

Los delfines salvajes se enfrentan a muchos peligros naturales dentro de la vasta profundidad del océano, sin embargo la amenaza más contundente de su existencia es el hombre.

delfinesA pesar de que algunas especies de delfines se consideran en peligro de extinción, existen estadísticas alarmantes que sugieren que más y más delfines están siendo asesinados por la pesca ilegal con dinamita, atrapados en redes de pesca, siendo víctimas de colisiones con embarcaciones o hélices, o afectados por la contaminación marina y enfermedades.

Las investigaciones sugieren que más del 95% de las muertes de delfines son directamente atribuibles a causas relacionadas con el hombre.

Algunas de las amenazas de los delfines relacionadas con el hombre son:

El aumento de delfines en cautiverio

La captura de los delfines para mantenerlos en instalaciones de investigación y acuarios está contribuyendo a sus muertes de una forma alarmante, los investigadores sugieren que el proceso de captura se está traduciendo en un mayor número de muertes de delfines.

Los procedimientos de captura, el transporte de los delfines capturados, la exposición a las enfermedades en cautiverio, son sólo algunas de las amenazas que enfrentan los delfines cuando son arrebatados de su entorno natural.
Por otro lado, la creciente popularidad de la natación con delfines ha traído cada vez más y más peligros para estos animales debido a que sus áreas de alimentación y cría han sido invadidas por los turistas.

delfin de cerca“La amenaza más peligrosa para la existencia de los delfines es el hombre. Las investigaciones sugieren que más del 95% de las muertes de delfines son directamente atribuibles a causas relacionadas con el hombre.”

La imparable contaminación química

Una creciente amenaza para los delfines en su hábitat natural es la contaminación a causa del petróleo, químicos y metales pesados. La contaminación se manifiesta en las enfermedades y en la alta tasa de mortalidad en edades tempranas.

Debido a que los delfines están en la cima de la cadena alimenticia, el impacto de la contaminación es mucho mayor porque los delfines comen peces y plantas que pueden haber sido contaminados en diferentes lugares, aumentando el riesgo de peligro de extinción para ellos mismos.

Contaminación acústica

La contaminación acústica es también un gran peligro para los delfines en su hábitat natural.

Actividades como la extracción de petróleo, los radares de navegación e incluso los motores de barco crean corrientes continuas de ruido submarino que pueden asustar, desorientar o incluso dañar a los delfines.

Además, la fuerza de la contaminación acústica a veces obliga a los delfines a alejarse de sus áreas de alimentación y reproducción, causando diversos problemas.
Lesiones traumáticas

Otra causa de muerte de los delfines en peligro de extinción son las lesiones sufridas por el enredo en jaulas, redes de seguridad contra los tiburones y redes de pesca, así como las colisiones con los barcos. A medida que exploramos más el mar y su “hábitat”, estamos llevando más peligro para ellos.

A pesar de que algunas especies de delfines se consideran en peligro de extinción, algunos de ellos se han convertido en el blanco para la pesca deportiva y a menudo se reduce su presencia en las zonas de pesca o incluso son tomados como cebo.

Causas naturales

Además de las amenazas introducidas por el hombre en su hábitat, los delfines también están a merced de la naturaleza, como cualquier otro animal.

Sin tener en cuenta que están en la cima de la cadena alimenticia, todavía tienen que competir con los tiburones y las ballenas dentadas por la comida.
El efecto del calentamiento global o los cambios estacionales han provocado la pérdida de fuentes de alimentos, que afectan la tasa de supervivencia de los delfines en su hábitat natural.

Aunque existen varias leyes ya aprobadas para proteger a los delfines, parece que su aplicación es irregular por decir lo menos. Los delfines están desapareciendo a un ritmo alarmante.