Los depredadores del delfin

Los delfines no son el pollo del mar, parecen ser una buena comida para muchos depredadores. Y ¿por qué no? Con un contenido de grasa excepcionalmente alto, la carne de los cetáceos delfines y otros proporciona la nutrición ideal para los depredadores que acechan a través del océano.

delfinesSin embargo, los delfines representan más problemas de lo que vale la pena perseguirlos y la mayoría de los depredadores aprenden a mantenerse alejados de las manadas de delfines, incluyendo a los tiburones.

Al igual que los elefantes, los delfines mantienen un círculo protector alrededor de los miembros débiles de la manada y atacan con saña a cualquier cosa que se acerque en actitud amenazante. Pueden matar a los tiburones, por ello la mayoría de los depredadores echan un vistazo y luego simplemente se alejan nadando.

Tiburones y otros depredadores marinos

Los delfines no se preocupan mucho por ser comidos. En general, su único depredador real es el tiburón, incluso sólo las especies de tiburones más grandes se atreven a atacar a los delfines. Partes de delfines han sido encontradas en los estómagos de las ballenas asesinas, que comen casi cualquier cosa. Se desconoce si esto significa que las orcas rescatan a los delfines o los persiguen. De hecho, los delfines y las ballenas asesinas trabajan en equipo en ocasiones para capturar alguna presa.

El depredador más peligroso

delfin-fotoPara la mayoría de las especies comestibles de hoy, la amenaza más peligrosa es el hombre.

Durante años, los delfines fueron descartados como fuente de proteínas debido a su dulzura y las historias de los marineros rescatados, pero con el tiempo, ese respeto se ha perdido y los delfines son amenazados cada vez más.
A veces, los delfines no son asesinados por ser una fuente de alimento, sino porque se alimentan de las mismas especies de peces que los seres humanos. Muchos pescadores han matado delfines porque creen que los delfines arruinarán su captura.

Aún más, hay algunos países que se alimentan de los cetáceos, incluyendo delfines. En Japón, la carne de algunas especies de delfín es vista como un manjar y puede llegar a costar hasta 25 dólares estadounidense por libra.
En Perú y muchos otros países de América Latina donde el océano ha sido despoblado de peces debido a las condiciones de sobrepesca o medioambientales tales como El Niño, los pescadores han vuelto a capturar delfines y marsopas para venderlos en los mercados.

Además, hay algunos países como las Islas Feroe, donde matar y comer cetáceos, como los delfines, es una tradición cultural que data de hace mucho tiempo.

Muertes sin querer

Trágicamente, el mayor grupo de muertes de delfines que ocurren a manos del hombre se debe a accidentes o incidentes durante las operaciones de pesca a gran escala. Las redes de deriva son redes inquebrantables para capturar todo tipo de criaturas, algo así como trampas de alta mar. Delfines y otros cetáceos que nadan cerca de estas redes persiguiendo peces, se enredan y mueren cuando no pueden alcanzar la superficie o arrancar partes de su cuerpo en su lucha por escapar.

Durante la pesca del atún, los pescadores han visto que el atún nada debajo de los delfines en grandes cantidades y por ello quedan atrapados en las redes destinadas a capturar atunes. Aunque los delfines sobrevivientes son liberados, se estima que un mínimo de 30 millones de delfines han muerto de esta manera desde la década de 1960.