Anatomía de los delfines

Los delfines pueden vivir en el océano, pero son mamíferos que han adaptado su anatomía completamente en los últimos años a vivir en el agua.
Hay varias adaptaciones en la anatomía que los delfines desarrollaron durante la evolución, viviendo en el agua en vez de la tierra. Por ejemplo, los delfines y otros cetáceos no tienen pelo alguno, con la excepción de unos pocos folículos en sus mandíbulas y el hocico.

Sentidos de los delfines

delfin nariz botellaProbablemente una de las diferencias más importantes en la anatomía entre los mamíferos terrestres y los delfines es la forma en que vocalizan.

La mayoría de los mamíferos tienen una laringe o una estructura similar que les permite vocalizar con las vibraciones de la garganta y el aire exhalado. Los delfines y otros cetáceos no son diferentes, pero están especialmente adaptados para hacer sonidos muy agudos que se utilizan para la ecolocalización, así como los sonidos para la comunicación normal con otros en su manada.

Tienen un oído muy agudo y una visión mucho mejor de lo que cabría esperar de un animal que usa la ecolocalización como su principal medio para percibir el mundo, pueden ver los colores de una forma limitada, incluso tienen una visión binocular limitada como un primate, no poseen un gran sentido del olfato.

Natación de los delfines

Una de las diferencias más interesantes de la anatomía de los cetáceos y los peces se encuentra en su método de natación. Los peces nadan al moverse de izquierda a derecha, y si usted mira los cocodrilos y las serpientes podrá ver el mismo movimiento, pero como los delfines descienden de mamíferos con una estructura ósea muy diferente, utilizan movimientos arriba y abajo para nadar.

Hoy en día todavía se pueden ver algunos de los restos de mamíferos terrestres en la estructura del esqueleto de los delfines. Por ejemplo, tienen las extremidades anteriores, pero están adaptadas en aletas y sin dedos, las patas traseras a veces se pueden encontrar como vestigios de restos óseos. La mayoría de los cetáceos, incluyendo los delfines, todavía tienen una pelvis, que está totalmente ausente en los peces.

A diferencia de otros mamíferos, la parte trasera de la anatomía de un delfín es mucho más desarrollada que su musculatura frontal, las aletas son sólo para dirigir, mientras que la cola proporciona la mayor parte de la fuerza del movimiento. También han desarrollado aletas horizontales en la cola, para hacer una propulsión más eficiente, y una aleta dorsal al igual que los peces. Las partes externas que afectan la forma aerodinámica de un delfín, como los genitales o las orejas, se han perdido por completo, convirtiéndose en órganos internos.

Respiración de los delfines

Los delfines, al igual que otros mamíferos, respiran aire en lugar de agua, y así usan los pulmones en lugar de las branquias. Un delfín que no puede salir a la superficie tampoco puede respirar, por lo que se ahoga. Por ello los delfines atrapados en redes de pesca tienen una oportunidad de supervivencia muy pobre. A diferencia de la mayoría de los peces, son criaturas de la superficie del océano.

Como las ballenas y otros cetáceos, respiran a través de un orificio en la parte superior de la cabeza, tomando aire cuando salen a la superficie del agua. A diferencia de los seres humanos, no respiran por reflejo, sino que tienen que acordarse de respirar, un delfín inconsciente es probable que sea un delfín muerto. A pesar de que nadan activamente, deben respirar con bastante frecuencia, pueden aguantar la respiración durante 15 minutos o más.